Regulación/compensación de potencia reactiva

    Descripción del problema:

    la transmisión de potencia reactiva a equipos de suministro de energía eléctricos provoca un consumo de corriente claramente más elevado que la transmisión única de potencia activa, véase la representación de abajo. Esto de nuevo provoca pérdidas innecesarias en la transmisión de energía y la necesidad del sobredimensionado de medios de producción eléctricos.

    Por este motivo, las empresas de suministro cobran el suministro de potencia reactiva, cuya facturación se produce en valores medios de 15 minutos.

    Mediante el uso de instalaciones de compensación de la potencia reactiva, los consumidores de energía pueden rebajar la referencia de potencia reactiva en la empresa de suministro a un nivel gratuito. De este modo, los costes corrientes para la referencia de potencia reactiva desaparecen completamente. Normalmente, la inversión en instalaciones de compensación de la potencia reactiva se amortiza en el plazo de los primeros uno a dos años de servicio.

    Dentro de las redes de fábrica, el uso de instalaciones de compensación también se manifiesta positivamente, ya que se minimizan pérdidas de transmisión, se reduce la carga de transformadores y líneas y pueden evitarse sobredimensionados.

    Esto significa un aumento de la seguridad en el servicio de la red de suministro eléctrico, un aumento de la vida útil de los medios de producción así como una reducción de las inversiones en medios de producción. Al incluir la potencia reactiva de distorsión provocada por oscilaciones armónicas como parte de la potencia reactiva global se obtiene la siguiente figura:


     

    P=        potencia activa                         S=        potencia aparente S

    Q=       potencia reactiva de desplazamiento     D=       potencia reactiva de distorsión D
     

    Para reducir la potencia reactiva en valores medios de 15 minutos, se lleva a cabo una conexión regulada de etapas del condensador. En este caso, el objetivo de regulación es mantener el factor de potencia objetivo.

     

    Solución:

    la necesidad de potencia reactiva, p. ej. de una máquina motriz, puede ponerse a disposición mediante una instalación de compensación. De este modo, se compensa la potencia reactiva inductiva y capacitiva sin cargar los elementos de red en alta en el punto de interconexión de la carga y la compensación. En caso de carga variable, el factor de potencia se regula posteriormente de forma permanente mediante un regulador de potencia reactiva con lo que se garantiza el mantenimiento de las especificaciones EVU.